BBVA vs SANTANDER, en inversiones tecnológicas