Los fondos soberanos han dejado de mirar, exclusivamente, activos vinculados a los sectores de materias primas o los servicios financieros, como hicieron en el pasado. Están invirtiendo en activos “alternativos”, más allá de la renta fija o renta variable, como el “real estate”, infraestructuras, private equity e incluso en startups tecnológicas.

Medio Oriente y Asia lideran la inversión tecnológica en sectores punteros.

El apetito por parte de los fondos soberanos por inversiones estratégicas e industriales viene de Medio Oriente y Asia, donde los fondos más sofisticados buscan ya el valor añadido, construyen centros de investigación y desarrollan campeones industriales. Y lo hacen en sectores como el aeroespacial, las telecomunicaciones o en otras industrias punteras. Además, estos fondos buscan, cada vez más, la inversión directa. De este modo, evitan intermediarios y reducen los riesgos operativos, por estar vinculados de modo directo al socio estratégico industrial. Los acuerdos llevados a cabo por Mubadala con multinacionales americanas como GE o HP son emblemáticos desde este punto de vista, al igual que con las europeas EADS, Sener o Indra. La voluntad de seguir construyendo posiciones en sectores tecnológicos fue ratificada a finales del 2012 cuando aumentó su participación en el capital de la tecnológica americana AMD (Advanced Micro Devices); convirtiéndose, con el 19% del capital, en el principal accionista de la empresa californiana. Algunas operaciones no se llevaron a cabo (como, por ejemplo, la compra del 71% del el fabricante español de componentes y estructuras aeronáuticas Aernnova que se interrumpió a mediados de 2012. Todas estas operaciones muestran el interés creciente por activos tecnológicos e industriales punteros, en particular en los países OCDE, ya sea en EEUU o en Europa.

China supera a EEUU como primer inversor industrial en Alemania

“Los países emergentes están jugando un papel muy activo adquiriendo empresas en países occidente en mayor volumen que los países occidentales en compañías de países emergentes. La principal motivación es la adquisición de tecnologías punteras y una cuota de mercado.Los países emergentes, con China e India a la cabeza, invierten cada vez más en empresas de países desarrollados. Durante el 2013 China ha invertido $855M en 36 operaciones de inversión.” comenta Diego Gutierrez experto en finanzas corporativas en Abra Invest.

Es también importante recalcar el apetito inversor por parte de algunos países emergentes como China, en particular, en el corazón industrial y tecnológico de Europa: Alemania. Así, en 2011, China superó a EEUU como el primer inversor industrial en Alemania con un total de 158 proyectos industriales (20% del total) por delante de los 110 de Estados Unidos. Empresas medianas, el corazón industrial alemán, como Kiekert, Putzmeister o el fabricante alemán de PCs Medion, cayeron una tras otra bajo el control de empresas chinas. Algunas de las mayores operaciones en Europa se hicieron más al norte, en Suecia, con la compra por parte de la china Geely del constructor sueco Volvo en 2010 por más de 1.800 millones de dólares.