Pactos habituales en la compra de empresas – Abra Academy

15 Abr 2019 | Abra Academy, Compra de empresas, Corporate Finance España / Finanzas Corporativas

A la hora de llevar a cabo operaciones de compra de empresas, tanto a la hora de adquirir como vender, hay ciertos aspectos que pueden ser fundamentales para el éxito de la operación: precio, idoneidad del comprador/vendedor, cláusulas de protección, etc.

Normalmente, la gran mayoría de inversores y vendedores suelen centrarse en los dos primeros puntos, sin embargo, el olvidarse de las cláusulas o condiciones de protección en el contrato puede suponer un gran problema a largo plazo.

En este post intentaremos exponer los distintos tipos de cláusulas existentes (de acción y de gestión) y ofrecer ciertos consejos a la hora de planificar próximas inversiones o desinversiones parciales.

Clausulas relacionadas con mecanismos de acciones

1) Tag Along Rights

Establece que el emprendedor o equipo directivo solo puede vender sus acciones a un potencial comprador si el comprador extiende también su oferta de compra a las acciones del inversor existente en los mismos términos y condiciones.

Esta clausula es de suma importancia en las situaciones en las que el emprendedor o el equipo directivo sean uno de los activos intangibles mas importantes de la compañía o difícilmente sustituibles, de modo que se reduce riesgo en la inversión.

 

2) Drag Along Rights

Establece en determinadas circunstancias el derecho a obligar a todos los accionistas a vender sus acciones en caso de existir un potencial comprador dispuesto a pagar un precio aceptable por la totalidad de la empresa.

Esta clausula ayuda a evitar posibles bloqueos de accionistas minoritarios que no quieran vender sus participaciones y pudieran restringir o sabotear una venta.

 

3) Clausula Full Ratchet

Garantiza la conversión de acciones preferentes al precio que se emitan las nuevas acciones ordinarias de la empresa en una ampliación de capital.

Un ejemplo de la misma podría ser que el inversor comprara 10 acciones preferentes por 6€ la acción y al cabo de un año se hiciera una ampliación en la que cada acción valiera 3€. En este caso, gracias a la cláusula firmada, tendría el derecho a doblar el número de acciones que posee al poder canjear la acción preferente por 2 ordinarias.

 

4) Weighted Ratchet

Sirve para disponer de una protección intermedia, reduciendo el impacto de una caída del precio de la acción, pero sin protegerse del todo.

Un ejemplo de la misma podría verse si el inversor compró 3M de acciones por 3€ acción y dentro del periodo estipulado, se emiten otras 3M de acciones adicionales a 1,5€ la acción, los tenedores de acciones preferentes o convertibles podrían convertir la acción al valor de 2,25€ la acción. Valor que se calcularía al sacar la media entre el precio de las acciones nuevas y las antiguas.

 

5) Call Option

Se marcan unos objetivos económicos, los cuales están basados en las proyecciones. En caso de no cumplirse se puede obtener una compensación aumentando su participación a expensas del equipo gestor. Es un castigo que busca dar poder de gestión al inversionista si las cosas van mal.

Este tipo de opciones suele ser planteada para evitar que los emprendedores o los gestores presenten proyecciones poco realistas y para reducir el riesgo en las operaciones.

 

6) Rescate obligatorio de acciones

Es un derecho que se fija de antemano que le permite al inversor poder vender sus acciones a la propia compañía, en el momento que le interese al precio nominal de liquidación.

Esta cláusula le permite al inversor forzar la liquidación o fusión de la compañía en el caso de que el emprendedor de la empresa no respeta sus recomendaciones relativas a la gestión de la empresa, o a poder salir de la compañía en caso de no encontrar un comprador.

 

7) Emisión de nuevas acciones

Es una cláusula que le otorga un derecho preferente en las futuras ampliaciones de capital en caso de que los resultados sean positivos.

Es una cláusula especialmente interesante al realizar en una empresa que pueda tener gran potencial de crecimiento. Sirve de tanteo sin necesidad de realizar un gran desembolso al inicio, esperando a ver el comportamiento de esta para ver si merece una ampliación de capital para agilizar el crecimiento aún más.

Clausulas relacionadas con mecanismos de gestión

1) Transferencia de control de la compañía

Es una cláusula que permite al inversor garantizar la continuidad del equipo de gestión o de los emprendedores de las empresas tras la compra de la empresa.

Debido a la sensibilidad de cambio de control, el expertise del negocio y los contactos o relaciones ya creadas, la empresa podría sufrir un cambio de equipo de gestión, por lo que mediante esta cláusula se pretende mantener al equipo durante un tiempo determinado.

 

2) Control y veto sobre áreas claves

Normalmente la cláusula más habitual es aquella que permite al inversor controlar las compras o ventas de los activos. Se restringe las operaciones de venta o compra de cualquier activo de la compañía, estableciendo un límite (valor o % de activo contable) por encima del cual no es posible realizar ninguna venta o compra sin la aprobación de la compañía.

Además del control sobre las compras y ventas de activos, los siguientes apartados suelen ser controlados por el inversor mediante clausulas:

 – Transferencia de acciones.

 – Emisión de acciones de capital adicionales.

 – Condición de empleo de altos directivos.

 – Inversiones o gastos de capital extraordinarios.

 – Nuevo endeudamiento de la compañía.

 – Designación de nuevos consejeros.

 – Concesión de licencias de derechos de propiedad intelectual.

 – Cambios en los estatutos de la compañía.

 – Fijación o modificación de los planes de pensiones de la compañía.

 

3) Vesting Rights

Esta cláusula que “ata” a los emprendedores, haciendo que parte de la retribución del equipo gestor se difiera en tres o cuatro años.

Además, puede incluir un plan de dilución de las acciones de los gestores o emprendedores en caso de mal funcionamiento de la empresa, pudiendo exigir un precio por acción más bajo para continuar inyectando recursos en la empresa.

Sirve para disuadir a los emprendedores de abandonar la compañía cuando vean una nueva oportunidad e invertir todo lo obtenido previamente de la venta de sus acciones y su salario.

Otras condiciones comunes que se fijan como incentivos o desincentivos para los emprendedores y los gestores son:

– Remuneración base de las personas clave.

– Posibles bonificaciones.

– Clausulas de no competencia.

Son incentivos especialmente útiles en empresas en etapas donde las personas son un activo más que importante para el negocio y la correcta.

También se pueden establecer condiciones clausulas en las que se estipule que objetivos tienen que cumplirse para que el emprendedor o gestor pueda dejar la compañía y marcharse.

 

4) Información crítica de la compañía

Es una cláusula que le otorga al inversor el derecho de tener acceso a los estados financieros. Por mucho que parezca una obviedad, la falta de esta cláusula puede poner en riesgo una inversión en caso de choques de intereses entre gestores e inversores.

Es por ello por lo que esta cláusula ayuda a reducir el riesgo en las inversiones al garantizarse el acceso a los estados financieros, asegurarse que la dirección no se aparta de la estrategia acordada y poder anticipar problemas financieros.

La cláusula puede disponerse tanto para tener acceso a ellas a voluntad o incluso a tener el derecho exclusivo a aprobar el presupuesto anual, obteniendo el control total de la empresa.

Otros post que te pueden interesar