VALORACIÓN DE SUMITOMO TRÁS SU ÚLTIMA ADQUISICIÓN

27 Sep 2019 | Corporate Finance España / Finanzas Corporativas, Valoración de empresas

El corporate finance está presente en todos los sectores de la economía. Recientemente, Sumitomo Mitsui Financial Group, gestora de activos japonesa, ha llegado a un acuerdo para adquirir TT International, gestora independiente Londinense especializada en inversiones en renta variable en mercados emergentes.

QUIÉN ES SUMITOMO

Sumitomo Mitsui Financial Group es un holding bancario japonés fundado en 2002 por Sumitomo Mitsui Banking Corporation, el segundo mayor banco de Japón por capitalización bursátil.

El modelo de negocio de este holding bancario se divide en cuatro líneas diferentes:

  • Banca comercial: proporciona servicios tales como depósitos, préstamos, cuentas de ahorro…
  • Banca de corporativa: sus clientes incluyen medianas y grandes empresas a las que proporciona servicios de préstamos, gestión de inversiones o gestión de riesgos.
  • Banca internacional: con operaciones fuera del territorio Japonés, ayuda a las empresas locales que operan en el extranjero a financiar sus operaciones.
  • Mercados financieros: servicios relacionados con operaciones en los mercados financieros, es decir, las transacciones de acciones, bonos, derivados y otros productos financieros.

ADQUISICIÓN DE TT INTERNATIONAL

Con el objetivo de potenciar su división de gestión de activos, el holding ha acordado recientemente la compra de TT International, una gestora independiente especializada en renta variable de países emergentes con sede en Londres. A pesar de que los términos del acuerdo no se han hecho públicos, las informaciones de Reuters apuntan a una cantidad cercana a los 170M€ millones, que se formalizará en marzo 2020.

Esta operación es la primera adquisición extranjera que el grupo realiza y persigue el objetivo de estimular la gestión de activos de renta variable en países emergentes. TT International posee un total de US$8,4 billones bajo gestión, de los cuales alrededor del 60% están invertidos en mercados emergentes, especialmente asiáticos.

Esta compra continúa con los esfuerzos que Sumitomo está realizando para fortalecer su división de gestión de activos, siguiendo la línea ya marcada en abril cuando completaron la adquisición de Daiwa SB Investments. La transacción persigue dos objetivos fundamentales: por un lado, ganar conocimiento en mercados emergentes y, por otro lado, proporcionar a la división un flujo de ventas constante y predecible. Este último punto cobra especial importancia si se observa el contexto japonés, donde los tipos de interés llevan más de una década siendo mínimos o incluso cero. Esta situación ha conducido al holding a optar por un modelo de negocio basado en las comisiones, las cuales suelen ser altas en la gestión de renta variable.

VALORACIÓN SUMITOMO

Pasamos ahora a analizar el impacto y perspectivas que esta adquisición genera para Sumitomo desde el punto de vista del corporate finance.

ANÁLISIS FINANCIERO

Cabe señalar que cerca del 70% de los ingresos del grupo provienen de Japón, mientras que en torno al 13% corresponde a EMEA y menos del 10% de Asia y Oceanía. Esta concentración de su negocio en territorio nacional podría suponer graves riesgos para el banco, pues su falta de exposición a otros mercados le hace fuertemente dependiente de la situación económica y financiera del país nipón.

Puede observarse como los ingresos mantienen un crecimiento estable en los últimos años, en línea con la expansión de sus activos. En el último año fiscal 2018, Sumitomo logró un crecimiento del 14%, principalmente derivado de las ganancias de sus instrumentos financieros.

El beneficio neto se disparó un 20% gracias al aumento en los ingresos operativos acompañado del descenso en amortizaciones.

La estrategia de Sumitomo se basa en realizar sus operaciones de la manera más eficiente y sostenible posible, con especial esfuerzo en minimizar los riesgos de sus activos, reduciendo las inversiones en activos de escaso margen y al mismo tiempo aumentando su exposición a activos más eficientes y con mayor margen. En esta línea debe entenderse la adquisición que aquí se analiza, al haber aumentado su exposición a la gestión de activos de renta variable en un intento, como se explicaba anteriormente, de potenciar esta línea de negocio en detrimento de la renta fija, tan lastrada por la situación de los tipos de interés tan bajos en Japón.

COTIZACIÓN

Tal y como puede observarse, Sumitomo ha sido penalizada en los mercados financieros durante el último año. No obstante, desde principios del presente año ha logrado mantener una cotización estable, con un ligero descenso en julio del que ya se ha recuperado. No obstante, tomando una perspectiva mayor, puede apreciarse que este es el caso en la mayoría del sector bancario alrededor del mundo. Los bajos tipos de interés presentes en la mayoría de las economías mundiales, así como las bajas expectativas de crecimiento en los próximos años han provocado un descenso en el precio de estas compañías.

Es probable que esta situación continúe en el corto-medio plazo, lo que no parece indicar que pueda producirse un aumento significativo en el precio de las acciones en este sector.

Otros post que te pueden interesar